Gilmore Girls me enseño que debo ser su madre no su amiga.

Publicidad

Lo que aprendi con Gilmore Girls

Gilmore Girls me enseño que debo ser su madre
Gilmore Girls me enseño que debo ser su madre

Lamento decírtelo pero no eres la amiga de tu hija. Tú eres la madre de tú hija y eso lo debes tener muy claro. Si te encantaba la serie Gilmore Girls, entenderás porque digo que Gilmore Girls me enseño que debo ser su madre y no su amiga. Como recordaras la relación entre Lorelai y Rory para muchos parecía ser la relación idea, un role model a seguir. Pero en realidad muchas veces esta relación cruzo la linea del respeto y los problemas se salieron de proporción.

El hecho que no seas la amiga de tu hijo no significa que tú relación sea mala. Por el contrario, recuerda que una amiga nunca podrá sustituir a una madre. Los padres en general tenemos la responsabilidad de encaminar a nuestro hijos para que se conviertan en personas de bien. En el caso de una amiga, está por más buena influencia que sea no tiene la obligación ni el papel de una madre. Las amigas cumplen un rol importante pero es muy diferente al rol que debe cumplir una madre.

Las madres debemos comprender que para tener una buena relación con nuestras hijas no es necesario que cambiemos nuestro rol. Esto mismo aplica con los hijos hombres, tu como madre no puedes convertirte en su complice. Lo que debes hacer es guiarlos, corregirlos, educarlos, amarlos, darles estabilidad y sobre todo confianza sin convertirte en su tapadera.

Para que tú hija te tenga la confianza de contarte sus problemas no es necesario que seas su amiga. Tú hija te buscara si con tus acciones le muestras que eres una persona correcta, justa, equilibrada, asertiva y de buen juicio. Los hijos te observan y si eres un buen ejemplo y les demuestras que pueden confiar en ti y en tu buen juicio, no dudes que te buscaran cuando lo necesites.

Si no soy su amiga como me tendrá confianza cuando crezca?

En la adolescencia, independientemente que seas su madre o amiga siempre existirán secretos. No está mal que no te cuento todo, todos tenemos derecho a la intimidad. Por ejemplo tu no debes contarle tus intimidades, ya que eso es privado y no les compete. Tampoco tienes que contarle sobre tus problemas de pareja, eso es algo que no puedes compartir con ellos. No puedes hacerlo ya que por ejemplo si tienes problemas con su padre, al contarle la estas distanciando de otra relación fundamental en su vida.

Los padres tenemos que estar vigilantes y intervenir cuando vemos que hay algo que no esta bien. Si por el contrario crees que por convertirte en su amigo siempre sabras todo lo que suceda, te equivocas. Lo que podría suceder es que por estar confiado no veas las señales de alerta. Por estar confiado en que eres su “amigo” las cosas se te podrían inclusive salir de las manos. Te puedo asegurar que si cumples tu función de guía y te mantienes vigilante tendrás mayor probabilidad de saber cuando es necesario intervenir.

Los hijos necesitan de padres que les sirvan de ejemplo, no significa que vas a ser perfecto ya que nadie lo es. Pero es la manera en como actuamos y la forma en como nosotros mismos reaccionamos ante la adversidad, lo que a la larga les dará la confianza necesaria para buscarte cuando te necesiten.

Con cariño

Cris

Publicidad