Soy como tú!

Mi vida no es glamorosa, mi camisa y mis pantalones tienen manchas del menú de mi hija. En ocasiones salgo de mi casa con una t-shirt, yoga pants y tenis. Darme una ducha es una actividad poco relajante que no incluye burbujas ni aromaterapia, hago ejercicio diariamente pero no tengo tiempo de ir al gym. Sin embargo, con el poco tiempo disponible trato de verme y sentirme bien porque aunque no lo parezca existe vida después de madre.

Como todos me hago cientos de preguntas existenciales, generalmente en la madrugada cuando a pesar de tener sueño no logro cerrar ni un ojo. Tengo un cargo laboral permanente que hace que mi vida sea alegre pero agotante, soy Madre y aunque me quiera hacer la loca y salir corriendo ese cargo difícilmente me lo voy a quitar ya que para mi hija siempre seré “Mamaaaaaaaa”.

A pesar de haber tomado la decisión de convertirme en madre y de haber asumido ser promovida administrativamente con el cargo de Mamaaaaa muchas veces me he preguntado:

“¿Será que solamente soy Madre?”
“¿Ser madre es lo que me define?”
“¿tengo derecho a tener vida personal?”
“¿Ser madre es mi profesión, oficio e identidad?”
“¿Cuando podre descansar?”
“¿Lo estaré haciendo bien?”
“¿Como lo hacen las otras madres?”

Estas y más preguntas son las que me hago constantemente. A la fecha no he encontrado una respuesta que satisfaga a todas las madres, creo que no la encontrare nunca ya que todas pensamos diferentes. Lo único que les puedo asegurar es que este cargo es que este amor indescriptible que tenemos para nuestros hijos es difícil y no tiene aplausos mas que en el día de la madre donde inclusive a mi me toca organizar mi propio festejo .

Al final creo que todas buscamos lo mismo y es que nuestros hijos salgan adelante y que en ese proceso no nos volvamos locas.